Do you need help? Please contact our support team from 9 to 17 CET via support.pressclub@bmwgroup.com.

PressClub México · Article.

El BMW 327 Coupé: la idea del Coupé moderno y un orgulloso patrimonio del pasado.

El nuevo BMW Serie 4 Coupé mantiene la tradición de los Coupés de BMW, que inició con el BMW 327, y que han llevado modelos icónicos como el BMW 503 Coupé, el BMW 3.0 CSL, o el BMW Serie 6.

Historia
·
Historia BMW
 

Press Contact.

Edgar Tellez
BMW Group

Tel: +52-55-91408700-44

send an e-mail

Downloads.

  
Attachments(1x, 99,78 KB)
  
Photos(16x, 101,91 MB)

La hermosa relación entre BMW y los Coupé, se remonta casi 90 años hasta los inicios de la producción de automóviles en la compañía. Hubo muchas formas diferentes de interpretar el concepto multifacético, pero tres aspectos fueron siempre el centro de atención de BMW para un Coupé: impacto deportivo, elegancia y exclusividad. Naturalmente, esto también es válido para el nuevo BMW Serie 4 Coupé.

La ilustre herencia del pasado incluye hitos como el BMW 503 Coupé, el BMW 3.0 CSL, el BMW Serie 6 y, en la posición más destacada, el BMW 327 Coupé. Este modelo data del año 1937 y, en algunos aspectos, constituyó el origen de la idea moderna de "Coupé", pero no había nada "segado" en este modelo (como parece indicar la palabra francesa). Por el contrario, todo se adaptó al desempeño dinámico y la estética.

Cuando el BMW 327 entró en primer plano en 1937, fue recibido con una bienvenida entusiasta. La forma aerodinámica y baja del BMW 327 rezumaba velocidad incluso antes de que una rueda girara, mientras que su diseño moderno proporcionaba una fotografía del futuro. El BMW 327 se convirtió debidamente en un ejemplo icónico del diseño de automóviles, uno que continúa fascinando y cautivando más de 80 años después, y que desde hace mucho tiempo se ha clasificado como un artículo de colección raro y muy codiciado.

En la década de 1920, los fabricantes de automóviles comenzaron a remar contra la tendencia de la experimentación salvaje y la improvisación artesanal. Los estadounidenses hicieron más que la mayoría para mostrar cómo se podían producir automóviles cotidianos en grandes cantidades y sin abusar de los fondos bancarios. Este fue un momento en que el diseño del automóvil parecía haber tocado un límite de creatividad, con topes estilísticos metafóricos. Grandes o pequeños, los modelos de la época se veían bastante parecidos. La receta era así: una carrocería de madera y metal se montaría sobre un chasis, completo con ejes y un motor. Las aletas delanteras y los faros delanteros estaban separados del cuerpo principal, y el capó se estrechaba hacia adelante a un radiador que se erguía, recto como una barra, contra el aire que arremetía. Pero las nuevas técnicas de prensado de metales y soldadura ahora estaban haciendo sentir su presencia, ampliando el alcance de nuevas ideas artísticas. Al mismo tiempo, los motores más potentes y las carreteras de alta velocidad de nueva construcción exigían una aerodinámica mejorada. La década de 1930 marcó el momento en que la industria dio la espalda de una vez por todas a la plantilla del carruaje y la reemplazó con un modelo para el diseño moderno del automóvil.

La forma sigue a las emociones.

El BMW 327 causó sensación cuando se presentó en 1937 y su impacto desde entonces apenas ha disminuido. Incluso cuando está detenido, el BMW 327 parece estar en movimiento, gracias a su aspecto poderoso y dinámico. Su carrocería baja orientada a la carretera se diseñó agachada, como un avión a través del aire. Su parte delantera es redondeada con majestuosas entradas de aire y un radiador separado que dibuja una línea de tendencia respecto a la era de los radiadores ornamentales con forma de templos romanos. Los faros integrados ahora estaban de moda, mientras que un parabrisas dividido y angulado negoció hábilmente el problema persistente de cómo fabricar vidrio  con formas curvas sin distorsiones. Y luego estaba la parte trasera suavemente empacada, con ruedas cubiertas y una llanta de refacción integrada almacenada debajo de una cubierta protectora (cuya forma era una parte importante del diseño general). Hoy, el BMW 327 continúa emocionando y deleitando desde todos los ángulos, más aún en forma de Coupé. A más de 80 años después, no ha perdido nada de su inmenso impacto deportivo.

Un majestuoso seis cilindros.

Estos pueden haber sido relativamente días tempranos, pero los motores de seis cilindros en línea ya se habían convertido en un sello distintivo de BMW. Increíblemente suave, con par motor de sobra y la capacidad de soportar el castigo, hicieron mucho para avivar la reputación de la marca, todavía juvenil. El seis cilindros en línea del BMW 327 desarrolló 55 hp de desplazamiento, apenas dos litros y propulsó el automóvil a unos principescos 125 km / h, una cifra que marca el ritmo en ese momento. Los clientes podrían optar por tener su BMW 327 equipado con una caja de cambios Hurth con rueda libre, que redujo las revoluciones a altas velocidades y, por lo tanto, era ideal para las nuevas autopistas alemanas. Un año después, en 1938, el BMW 327 también se podía pedir con el motor del nuevo automóvil deportivo BMW 328. Eso significaba que el BMW 327/328 tenía 80 hp para trabajar y una velocidad máxima de 140 km / h bajo la manga. Ahora no cabe duda de que estábamos mirando uno de los automóviles más rápidos del país. Y, sin embargo, el BMW 327 inclinó la balanza a sólo 750 kg, lo que lo convierte en un auténtico peso pluma según los estándares actuales.

Clase sin la masa.

Aunque el BMW 327 era algo casi futurista para la vista cuando los telones se deslizaron por primera vez de sus curvas, los procesos de producción detrás de él fueron todo lo contrario. Podrías olvidar el tipo de fabricación de volumen de vanguardia desde hace mucho tiempo establecido en los Estados Unidos; la fábrica de Eisenach simplemente no estaba lista para ese nivel de revolución, y la inversión requerida para hacer tales cambios fue difícil de justificar en una Alemania en la que pocos podían imaginar comprar un automóvil propio. Un mercado masivo con poder adquisitivo digno de ese nombre fue notable por su ausencia.

Y así, todos los BMW, incluido el BMW 327, fueron construidos a mano en gran parte, en la forma clásica, y tradicional, ya fuese Convertible o Coupé siguiendo un camino común. Expertos artesanos armaron la carrocería de madera y adaptaron cada parte de metal para que se ajustara. El resultado final fueron los automóviles de lujo de muy alta calidad. Pero, con 7,450 marcos para el Coupé y 7,500 para la versión descapotable, sólo eran una propuesta asequible para clientes particularmente ricos. La producción del BMW 327 llegó a su fin en 1941, momento en el que las compras de automóviles por particulares se prohibieron durante mucho tiempo. Cuando el último automóvil salió de la fábrica, se habían construido 1,304 ejemplares del BMW 327 y 569 del más potente BMW 327/328 (Coupé y Convertible combinados).

¿Una segunda venida?

La llamativa forma de la carrocería del BMW 327 volvió a la vida en la forma del "ángel barroco", BMW 501, el primer BMW de la posguerra y símbolo de un nuevo amanecer. Sin embargo, la próxima revolución ya estaba a la vuelta de la esquina. Dando un paso adelante con la carrocería de Ponton, esencialmente un diseño de tres cajas compuesto por dos pequeños cuboides en cada extremo y uno grande en el medio. Hoy, el BMW 501 desempeña el papel de tributo tardío, a un diseño con el que BMW grabó su nombre en el mundo, y que le aseguró al BMW 327 su estatus como un ícono de la historia del automóvil.

El BMW 327 sigue siendo un exponente perfecto de su oficio hasta nuestros días. Es cada pulgada el automóvil soñado, fuera del alcance de la mayoría, pero poseedor de una belleza artística. Sin moverse ni un músculo, le dijo todo lo que necesitaba saber sobre su razón de ser: el placer de conducir.

Article Offline Attachments.

Article Media Material.

Add your filter tags.

Comunicado de prensa
Carpeta de Prensa
Discurso
Fact & Figures
Updates
Top-Topic
Submit filter
Clear all
 
Sun
Mon
Tue
Wed
Thu
Fri
Sat
 
Login